Conaf - Ministerio de Agricultura



Regiones nortinas acogen mayor parte de aves migratorias del hemisferio norte

Áreas silvestres protegidas administradas por CONAF poseen los humedales altoandinos donde se observaron la mayor cantidad de aves neárticas en estudio realizado por CODEFF y que contó con apoyo de CONAF.

CONAF

En las regiones de Atacama, Antofagasta y de Arica y Parinacota es posible observar la mayor cantidad de aves migratorias provenientes del hemisferio norte, como el playero de Baird y el pollito de mar tricolor, en áreas silvestres protegidas administradas por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), ubicadas en el altiplano chileno.

Lo anterior fue determinado en el estudio denominado “Monitoreo de aves playeras neárticas en humedales altoandinos”, investigación realizada entre enero y marzo del presente año por el Comité Nacional Pro Defensa de la Fauna y Flora, CODEFF, en 8 regiones de Chile: Magallanes, Biobío, Metropolitana, Valparaíso, Tarapacá, Arica y Parinacota, Antofagasta y Atacama. En estas dos últimas, el trabajo de terreno contó con la participación de profesionales de CONAF.

Gracias a la actividad, financiada por el Ministerio de Medioambiente de Canadá, a través de su Servicio de Fauna, los investigadores determinaron que durante la temporada estival se observaron alrededor de 7 mil aves neárticas, vale decir provenientes de norteamérica, en 43 sitios de las regiones mencionadas.

En ellos, se registraron 6 especies pertenecientes a la familia Scolopacidae (escolopácidos): el playero de Baird (Calidris bairdii), playero ártico (Calidris canutus), playero de lomo blanco (Calidris fuscicollis), pitotoy chico (Tringa flavipes), pitotoy grande (Tringa melanoleuca) y pollito de mar tricolor (Phalaropus tricolor).

Los sitios con mayores registros correspondieron por especie y en orden de magnitud, al playero de Baird, en la Laguna del Negro Francisco, ubicada en el Parque Nacional Nevado de Tres Cruces, donde se observaron 2.817 de estas aves. En segundo lugar se encuentra el Salar de Pujsa, en la Reserva Nacional Los Flamencos, con 501 individuos. Le siguen la Laguna Santa Rosa y Salar de Maricunga (Parque Nacional Nevado de Tres Cruces) y el Salar de Surire, en el monumento natural homónimo, con 301 y 215 aves contabilizadas, respectivamente.

A ello se agregan los conteos de pollito de mar tricolor, con 329 individuos de la especie en Laguna Chaxa y 311 en el Salar de Tara (ambos lugares pertenecientes a la Reserva Nacional Los Flamencos), y 258 aves en el Salar de Surire (Monumento Natural Salar de Surire).

Durante el período de estudio, los investigadores observaron que, además de los depredadores naturales de las aves neárticas, entre los que figuran aguilucho, halcón peregrino, cernícalo, tiuque cordillerano y halcón perdiguero, se constataron como amenazas antrópicas (de origen humano) a los proyectos mineros, la contaminación por basura plástica, los derrames de combustibles y el turismo no regulado, que impacta en los lugares de anidación y descanso de las aves estudiadas con desperdicios y erosión de suelo por no respetar senderos establecidos, entre otras acciones.

Para Martín Espinosa Molina, coordinador de proyectos de CODEFF, la importancia de la investigación es “determinar la importancia de nuestro país como hábitat migratorio de estas especies”, el que deberá ser refrendado con la réplica de la investigación durante 2 años más, para confirmar la tendencia observada durante la reciente temporada estival.

En tanto, para Moisés Grimberg Pardo, Jefe de Flora y Fauna de CONAF, la actividad científica reafirma y valida el trabajo de conservación efectuado por la institución en áreas silvestres protegidas. “CONAF ejecuta habitualmente censos de aves altoandinas, de los cuales los más conocidos son los de flamencos, sin embargo, oportunidades como la descrita nos permite contar con un registro de mayor cantidad de especies, a través de la observación más detallada de ellas”, indicó.

Pese a que la prioridad de la investigación fue determinar la población de aves de la familia Scolopacidae (playeras), también se registraron a individuos de las familias Charadridae (chorlos), Laridae (gaviotas) y Sternidae (gaviotines). Se incluyeron, además, las especies de la familia Podicipedidae (zambullidores), debido a que entre estas se encuentra el pimpollo tobiano (Podiceps gallardoi), puesto que dentro de las unidades de muestreo se encuentran sitios de la Zona Austral de Chile donde existen humedales con condiciones adecuadas para albergar individuos de esta especie.

Los investigadores identificaron 4 tipos de humedales en donde censaron y contabilizaron a las aves, correspondientes a vegetación compacta de bofedaes, vegas o vados; playas de lagunas o salares de altura; interior de lagunas; y lagunillas de bofedales, vegas y vados.

Playero de Baird

Playero de Baird (Calidris bairdii).

Compartir


Deja un comentario