Conaf - Ministerio de Agricultura



Programa de Arborización “Un chileno, un árbol”

El Programa de Arborización está dirigido a todos los chilenos y chilenas, especialmente a quienes habitan en zonas urbanas y periurbanas. Queremos construir un país más verde y que toda la ciudadanía se beneficie de los múltiples atributos de los árboles.

CONAF

El Programa de Arborización es un compromiso presidencial presente en el Programa de Gobierno de Sebastián Piñera Echenique 2018-2022, en él se señala el reimpulso del plan de reforestación urbana denominado “Un Chileno, Un Árbol”, cuya meta se establece entre 5 a 6 millones de árboles. El Programa de Arborización es ejecutado por la Corporación Nacional Forestal (CONAF) desde al año 2010.

CONAF, es la institución en el país que se encarga y cuenta con la experiencia necesaria y pertinente en arbolado urbano y así lo ha demostrado la gran demanda por parte de la ciudadanía y los Municipios del país, no sólo en la solicitud de especies arbóreas y arbustivas, si no, que también en solicitar nuestro apoyo y asesoría técnica en el área.

Las metas del programa, están planificadas teniendo en cuenta la demanda de las personas y nuestra capacidad para responder con plantas de buena calidad; preferentemente con plantas de altura sobre los 41 cm, donde la relación altura, diámetro de cuello y raíz sea el adecuado, aumentando las probabilidades de establecimiento y sobrevivencia futura.

El principal objetivo del Programa de Arborización es promover la generación de servicios ecosistémicos mediante el fomento del arbolado, parques urbanos y periurbanos en Chile, considerando el uso de plantas con valor patrimonial y cultural, contribuyendo a la difusión de sus beneficios que proporcionan a la sociedad para mejorar la calidad de vida de la población.

El programa se basa en un trabajo inclusivo, participativo, ético y sostenible.

  •         Inclusión social: el programa generará las condiciones y los instrumentos necesarios para dar respuesta a las necesidades culturales, sociales, ambientales y económicas de todas las personas.
  •        Trabajo participativo: el programa promoverá la motivación y colaboración activa de todas las partes involucradas/actores sociales, compartiendo ideas y experiencias, con el fin de buscar soluciones de forma participativa.
  •        Ética (Probidad): el programa mantendrá altos estándares de honradez e integridad en el accionar de sus funciones públicas.
  •        Sostenibilidad: el programa diseñará y aplicará estrategias que tengan en cuenta las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones a satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre el cuidado del medio ambiente, el bienestar social y el crecimiento económico.

Trabajamos con todos, personas naturales o jurídicas, públicas o privadas para arborizar todo Chile considerando que los beneficios de los árboles trascienden la propiedad.

Sin embargo, CONAF no aporta plantas  a personas naturales o jurídicas, públicas o privadas que tengan la obligación legal de plantar, como por ejemplo, la Ley N° 20.283, planes de mitigación, edificaciones (proyectos inmobiliarios), entre otros; como también para plantaciones que contemplan el posterior cobro de bonificaciones estatales.

Cabe destacar que está prohibida la venta o canje de las plantas entregadas por el programa.

Las arborizaciones se focalizan en aquellas zonas más vulnerables económicamente y con menos vegetación urbana pero siempre considerando la SOSTENIBILIDAD de las zonas arboladas.

El Programa de Arborización “Un Chileno, Un Árbol”, busca llegar a gran parte del territorio, desde las grandes ciudades hasta los poblados más pequeños, implementándose desde la Región de Arica y Parinacota hasta la Región de Magallanes y la Antártica chilena pasando por el archipiélago de Juan Fernández y Rapa Nui.

Por lo anterior, trabajamos en múltiples ambientes, como avenidas, calles, pasajes, jardines, cerros islas, interior de propiedad privada, entre otros y, con múltiples productos, ya que las plantas son las más aptas según la región, se trabaja con 4 rangos de alturas.

El área de trabajo se ha dividido en dos grandes grupos: las zonas urbanas y zonas periurbanas.

  •       Zonas urbanas: considera todo aquel conjunto de viviendas concentradas y su zona buffer (2 kilómetros). En esta zona SE PUEDEN CONSTITUIR “BOSQUES”, según la definición vigente, pero en la práctica lo que se busca constituir es un PARQUE o un GRAN ÁREA DE RECREACIÓN.
  •      Zonas periurbanas: considera una zona exterior a la zona urbana (10 kilómetros) y algunas zonas necesarias de arborizar por la influencia que tiene sobre zonas urbanas. En general en estas zonas no se puede constituir “bosques” salvo excepciones.

Ejemplo:

  • Arborización en zonas declaradas latentes y/o saturadas por material particulado.
  • Arborización en áreas aledañas a caminos de uso público.
  • Arborización en zonas de dunas y/o con riesgo de tsunami.
  • Arborización de riberas estacionales y/o permanentes.
  • Arborización de áreas industriales mineras abandonadas.
  • Arborización en espacios comunitarios de los pueblos originarios.
  • Entre otros.

Fomentamos las especies nativas, como: Quillaja saponaria (quillay), Nothofagus pumilio (lenga), Embothrium coccineum (notro), Cryptocarya alba (peumo), y NATIVAS CON PROBLEMAS DE CONSERVACIÓN, como: Araucaria araucana (araucaria), Sophora toromiro (toromiro), Jubaea chilensis (palma chilena), Pitavia punctata (pitao), sin embargo no son las únicas especies que trabajamos, ya que utilizamos especies EXÓTICAS, como: Cupressus macrocarpa (ciprés macrocarpa), Acacia saligna (acacia de hoja azul), Brachychiton populneus (brachichito), Quercus robur (encino).

Las especies utilizadas, son de uso principalmente para zonas urbanas, sin embargo, cada región produce las especies más adecuadas para su territorio, en cuanto a clima y necesidades hídricas para lograr el correcto establecimiento de las mismas.

Gran parte de las plantas son producidas en alguno de los 32 VIVEROS DE CONAF, solo una pequeña parte se compra o se recibe como donación.

También abordamos la educación ambiental y la comunicación activa con la comunidad a través de Facebook, Twitter e Instagram.

imagen viveros
Por la naturaleza de las actividades nos parecemos a “bosque nativo” y a “plantaciones forestales” pero nuestro foco urbano hace que nos distingamos de ellos. También nos diferencia nuestra unidad de medida, ya que nosotros trabajamos con “número de individuos” y ellos trabajan con “hectáreas”.

La entrega de árboles se canaliza, principalmente, a través de los municipios, organizaciones sociales, colegios, y en las oficinas de la Corporación. Para obtener un árbol, se debe presentar una carta de solicitud a la oficina CONAF regional o provincial más cercana al lugar donde establecerán los árboles. Dicha carta debe ir acompañada de un proyecto de arborización, donde se indique la dirección exacta donde se plantarán los árboles y el uso que se les dará, para que así CONAF pueda asesorarlos respecto a la especie más adecuada para la zona y el uso.

Videos


Imágenes



Documentos