Conaf - Ministerio de Agricultura



Liberan un millón de biocontroladores en tamarugos de reserva nacional

El control biológico de plagas forma parte del Manejo Forestal Sustentable que realiza CONAF en la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal con la finalidad de preservar los tamarugos.

CONAF

CONAF realizó la liberación de un millón de biocontroladores para disminuir biológicamente las plagas que afectan al tamarugo. La iniciativa forma parte de las actividades insertas en el Programa de Manejo Forestal Sustentable, que se ejecutan en la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal, y que tiene por objetivo intervenir sosteniblemente las especies de esta área protegida para revigorizar el bosque.

De esta forma, se liberaron biocontroladores de la especie Trichograma sp. en los sectores de Junoy, Zapiga y Algarrobal. Los individuos, que son unas micro avispas parasitoides, fueron traídos desde el Centro de Semillas, Genética y Entomología de CONAF, ubicado en Chillán, y serán los insectos que cumplirán el rol de agente biológico natural para bajar los niveles de población de polillas que afectan a los frutos del tamarugo.

La liberación de los controladores biológicos tuvo una cobertura de 150 hectáreas y para su aplicación se dividieron en 30 sectores de 5 hectáreas. Luego, en cada punto seleccionado, se instalaron 10 unidades de liberación, consistente en sobres que cada uno posee 3.200 individuos que se liberarán al bosque de tamarugos en el transcurso de 5 días.

Desde que la institución implementó el Programa de Fitosanidad Forestal, se han liberado 7 mil individuos y se espera continuar con este tipo de actividades. “Además de reducir la presencia de insectos invasivos que están causando daño a las especies protegidas, la iniciativa busca fortalecer el manejo silvícola que desarrollamos, con el objetivo de tener bosques para las futuras generaciones”, indicó Julio Barros, director de CONAF Región de Tarapacá.

Junto con esta intervención, los profesionales del Centro asesoraron a los funcionarios regionales para la elaboración de un protocolo que permitirá producir biocontroladores en el laboratorio de la reserva.

“Hasta ahora, nuestro laboratorio ha estado destinado a actividades de prospección y detección de las principales plagas de insectos que afectan a los tamarugos y algarrobos de la reserva, así como la evaluación de procedimientos y muestreos. Con esta visita, esperamos prontamente iniciar la multiplicación y liberación de especies para el control de insectos”, señaló Sergio Barraza, jefe del Departamento Forestal de CONAF Tarapacá.

Compartir


Comments are closed.