Conaf - Ministerio de Agricultura



Andacollo logra respirar mejor con árboles entregados por CONAF

En conjunto con CONAF, la comuna minera quiere encontrar vías de solución para su histórica problemática ambiental: la arborización es una de ellas y se encuentra inserta dentro del plan de descontaminación.

CONAF

Es un hecho histórico, las tortas de relaves que se ubican en las calles de Andacollo son el claro indicio de que el noble pueblo minero posee una situación de contaminación evidente. No es necesario tener en mano estudios técnicos que acrediten tal nefasta situación. Es a luces vista que la ciudad de la Virgen del indio Collo, hace años, está contaminada por la minería.

Con cerca de 12 mil habitantes, Andacollo se convierte en un polo económico importante dentro de la región, y por eso es que las población se expande y los nuevos emplazamientos habitacionales están entrelazados con suelos no tratados y relaves, antiguas tortas de desechos y cuanto desastre natural pueda existir por el desarrollo indiscriminado y no regulado de la actividad minera. La misma actividad que, contradictoriamente, le da vida a uno de los emplazamientos más prósperos de la región.

En torno a el trabajo que se realiza para reducir los costos que trae a la población la contaminación presente , el alcalde de la comuna de Andacollo, Juan Carlos Alfaro, se refiere al trabajo de su municipio: “Son muchos los esfuerzos que se están realizando para mitigar los efectos de la contaminación, por ejemplo hemos creado la Oficina de Medioambiente, que no existía antes y ahora la hemos decretado como Unidad de Medioambiente, hemos realizado diálogos ciudadanos sobre este tema, hemos hecho las denuncias cuando corresponde y estamos ejecutando el plan de descontaminación que entró en vigencia el 1 enero del 2015, monitorizando eficazmente”.

En este sentido, la Corporación Nacional Forestal CONAF, desde el año 2002, ha realizado una serie de esfuerzos para contribuir a revertir los procesos contaminantes en la ciudad. Los depósitos de material de desecho minero se ven expuestos al arrastre de material particulado por el viento y la lluvia, lo que impacta negativamente en la calidad de vida de las personas y los recursos naturales de su entorno. Su permanencia implica la aceleración de los procesos de desertificación con la degradación de los suelos, además de la contaminación del aire y cursos de agua.

Arborización, una respuesta a la contaminación
Proyectos como la forestación se convierten en una solución factible en una ciudad donde las arboledas y el color verde escasean. Una sombra puede transformarse en un descanso y la protección necesaria para el calor abrazador de este sector precordillerano, pero un árbol es más que una sombra. Y los andacollinos lo saben muy bien.

El edil Alfaro se mostró muy preocupado por la contaminación de su ciudad, pero a la vez esperanzado por los esfuerzos que entidades como CONAF realizan para mitigar la contaminación en el lugar. Sobre la realidad actual de su comuna nos menciona: “Andacollo fue declarado zona saturada por PM10 en 2009. Esto afecta considerablemente la calidad de vida de los andacollinos, obviamente porque el aire que respiramos no es el ideal y eso perjudica, por ejemplo, la práctica del deporte al aire libre, la salud de las personas, entre otros factores”.

Refiriéndose al trabajo mancomunado de CONAF y el Municipio de Andacollo en pos de mejorar la calidad de vida de sus habitantes e impulsar una nueva cultura de cuidado del medio ambiente, dijo: “Me parece muy importante el hecho de trabajar junto a CONAF, porque son de vital importancia para nuestra comuna y esperamos seguir trabajando en muchos proyectos más junto a ellos, de esta manera aportaremos a mejorar la calidad de vida de todos los andacollinos junto a todos los efectos positivos que trae la arborización de la ciudad.”

El trabajo coordinado con los distintos estamentos públicos es lo que ha posibilitado que planes de arborización como este lleguen a beneficiar directamente a la comunidad. En este sentido, la directora de CONAF Región de Coquimbo, Liliana Yáñez, se refiere al plan de arborización llevado a cabo: “A la fecha de hoy se han establecido 12.494 plantas. Estas plantaciones están ubicadas en el ámbito periurbano y rural de la comuna. Su presencia ayuda también a detener los procesos de desertificación y a mitigar los efectos de la contaminación provocada por el material en suspensión. Además, los procesos de arborización inciden directamente en el cambio climático el cual vivimos aceleradamente y que elementos contaminantes como tortas de relaves y polvo en suspensión producido por faenas mineras, no ayudan en nada a mitigarlo.”

Además, desde hace trece años CONAF ha desarrollado un proyecto de ayuda a los pequeños propietarios agrícolas y comuneros agrícolas de condición vulnerable, a forestar con especies forrajeras y productoras de leña como un aporte a su sustento familiar. Entre las especies utilizadas destaca el Atriplex nummularia y la Acacia saligna.

Esta iniciativa tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de personas vulnerables que habitan sectores con muy poca cobertura de arboledas o lugares con vegetación. Debemos recordar también, que Andacollo se emplaza en una zona precordillerana de altas temperaturas, que además no posee grandes cantidades de agua caída en el sector, lo que posibilita un ambiente seco y árido. En general, el proyecto está dirigido a rescatar espacios urbanos agregando belleza escénica y a mitigar los impactos medioambientales nocivos propios de la ciudad de Andacollo.

Waldo Canto, jefe provincial CONAF Elqui, provincia a la cual pertenece Andacollo, se refiere a los lugares donde se presentan estos proyectos: “Los lugares seleccionados son áreas comunes o públicas como sitios eriazos, basurales clandestinos, plazaso plazoletas abandonadas, calles, avenidas, colegios, sedes vecinales, canchas deportivas, villas y poblaciones, entre otras. Al término de este año se pretende alcanzar una cifra acumulada de 17.000 plantas entregadas en los últimos q2uince años a la comuna de Andacollo.”

Es en este sentido, que proyectos como el que comenzará en la villa El Trapiche, pasan a ser una esperanza de mejoramiento de vida para quienes conviven a diario con la tierra, el polvo en suspensión, y tortas de relave que decoran de mala forma el horizonte de la ciudad.

 

Compartir


Comments are closed.