Conaf - Ministerio de Agricultura



19 de noviembre, 2015

Chile avanza en cumplimiento de compromisos para detener cambio climático

La determinación de un nivel de referencia forestal para Chile se sustenta en gran medida en la información del “Catastro de bosque nativo y uso del suelo/tierra” que realiza CONAF .

CONAF

Los substantivos avances en el marco de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV) han motivado a la Corporación Nacional Forestal solicitar la formalización del compromiso de cumplir los plazos estipulados para someter a revisión internacional los niveles de referencia del carbono forestal.

El compromiso responde a las decisiones adoptadas en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático referentes a acciones para la “Reducción de las emisiones debidas a la deforestación y la degradación forestal en los países en desarrollo; y la función de la conservación, la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono en los países en desarrollo”, iniciativa mundialmente conocida como mecanismo REDD+.

Ángelo Sartori, jefe de la Unidad de Cambio Climático y Servicios Ambientales de CONAF, explica que la ENCCRV es el instrumento nacional para el diseño e implementación en Chile de las actividades que contempla REDD+. Las decisiones internacionales al respecto exigen cumplir los siguientes cuatro componentes: 1) contar con una estrategia nacional o plan de acción como la ENCCRV, que lidera CONAF; 2) un nivel de referencia de emisiones de carbono forestal o un nivel de referencia de carbono forestal para medir el desempeño en la reducción y captura de emisiones; 3) un sistema robusto y transparente para el monitoreo y reporte de las actividades de REDD+; 4) un sistema para proveer información sobre cómo se abordan y respetan las salvaguardas sociales y ambientales a lo largo de la implementación de las actividades de REDD+.

Las orientaciones adoptadas por la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático para proporcionar información sobre las modalidades relativas a los niveles de referencia de carbono forestal se expresan en toneladas de dióxido de carbono equivalente por año y son puntos de referencia para evaluar el desempeño de cada país en la ejecución de las actividades REDD+ en base a la reducción y captura de emisiones.

La determinación de un nivel de referencia forestal para Chile se sustenta en gran medida en la información del Catastro de bosque nativo y uso del suelo/tierra que realiza CONAF desde el año 1993 y a través del cual se monitorea a escala cartográfica detallada las superficies deforestadas, las nuevas áreas forestales y los cambios de cobertura de uso de la tierra, actualizándose con una frecuencia máxima de cinco años.

Esta experiencia nacional en CONAF, el desarrollo de modelos para estimar parámetros de carbono forestal y el uso generalizado de imágenes satelitales y verificación de los cambios en campo (terreno) permitirán a Chile no sólo presentar ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático a comienzos de 2016 su nivel de referencia para el carbono forestal, sino que avanzar de manera significativa en los compromisos de sinergia entre las Convenciones de Río sobre cambio climático, biodiversidad y desertificación. En particular, CONAF es punto focal nacional ante la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) y además desempeña el mismo rol en temas de REDD+ ante la CMNUCC. En Chile, la vinculación entre cambio climático y desertificación es el concepto de degradación neutral de la Tierra” (LDN, por sus siglas en inglés), a lo cual los niveles de referencia forestal serán también la base para evaluar la dinámica de la degradación de las tierras y desertificación.

Con el afán de lograr la calidad y adecuado nivel de participación técnica para la construcción del nivel de referencia de carbono forestal, CONAF cuenta con el apoyo técnico del Banco Mundial como agencia de implementación para el Fondo Cooperativo del Carbono Forestal (FCPF, por sus siglas en inglés). Este fondo multilateral apoya financieramente la ENCCRV para la determinación de niveles de referencia de carbono forestal, contándose también con el respaldo de la consultora Winrock Internacional, la Universidad Austral de Chile (UACh), el Instituto Forestal (INFOR) y diversas agencias de cooperación internacional como la FAO, PNUMA PNUD y el BID. Los niveles de referencia de carbono forestal serán evaluados por un panel de expertos independientes internacionales en temas de uso de la tierra, cambio del uso de la tierra y silvicultura (LULUCF, por sus siglas en inglés) adscritos a la Convención, lo que se denomina Evaluación Técnica 2016 (Technical Assessment 2016), por lo cual CONAF deberá enviar su informe a principios de enero del 2016.

El desarrollo de estos componentes permitirá en el futuro que CONAF, en su calidad de punto focal nacional de REDD+, solicite pagos basados en desempeño medidos en reducción y captura de emisiones forestales. Los estándares de cumplimiento para el desarrollo de estos componentes se ajustan también a los requerimientos del Fondo Verde del Clima (GCF, por sus siglas en inglés) como mecanismo financiero de la Convención para el pago por desempeño de aquellas actividades de REDD+ que países elegibles como Chile reporten formalmente a la Convención. El cumplimiento de estos compromisos internacionales constituye también la base para alcanzar la meta forestal de la Contribución Indicativa Nacionalmente Determinada (INDC, por sus siglas en inglés) para reducción y captura de emisiones declarada recientemente por el Gobierno de Chile ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, según expresó Sartori.

 

Compartir


Comments are closed.