Conaf - Ministerio de Agricultura



Se descarta actividad volcánica en Parque Nacional Bernardo O’Higgins

Un equipo científico de la CONAF, SERNAGEOMIN y de la DGA-MOP comprobó que el depósito deriva de una avalancha de hielo y rocas desprendidas desde una cota de 2.560 metros sobre el nivel del mar.

CONAF

En un punto de prensa encabezado por el seremi de Obras Públicas, Néstor Mera, se descartó que haya habido actividad volcánica en el Paso de Cuatro Glaciares en Campo de Hielo Sur, estableciéndose que los productos encontrados y analizados no son productos volcánicos.

Tras la exploración científica, que se realizó el 10 de noviembre, los investigadores concluyeron que el origen de las rocas que componen el depósito no corresponde a una fuente volcánica, sino que son parte del basamento metamórfico de la zona, de idéntica litología a las formaciones rocosas que afloran en los cordones montañosos circundantes.

En este sentido, Andrés Bobadilla, director regional de CONAF, enfatizó que “este sobrevuelo realizado en el sector que como servicio administramos se coordinó gracias a la operación permanente que mantiene nuestra institución durante la temporada estival en el refugio Eduardo García Soto del Instituto Chileno de Campos de Hielo, acción que fue financiada a través del programa aprobado por el Gobierno Regional de Aysén”.

En este sobrevuelo realizado de manera conjunta por CONAF, Sernageomin y la Dirección General de Aguas, se realizaron los respectivos análisis y muestras estableciendo que los productos encontrados son rocas del tipo metamórfica que no tiene relación con un origen volcánico.

Álvaro Amigo, Jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica de Sernageomin, indicó que “efectivamente gracias al trabajo coordinado de los diferentes servicios y con el apoyo del Gobierno Regional pudimos acceder al lugar donde se produjo un evento geológico el pasado 20 de octubre. Los resultados de nuestros análisis indican que los productos que están presentes no correspondes a productos volcánicos, ya que no hay lava ni cenizas”.

Igualmente, el profesional de Sernageomin agregó “dentro de nuestro análisis pudimos identificar que esta avalancha de rocas y hielo se produce en una ladera inestable del cordón montañoso dentro del Parque Nacional Bernardo O’Higgins, y avanza alrededor de 4 kilómetros, depositándose finalmente en la cobertura glacial, habiendo además evidencia de situaciones similares en el pasado, por lo que a modo de resumen no hay ninguna morfología que indique que en esta zona exista un volcán”.

Por su parte, Gino Casassa, Encargado de la unidad de Glaciología y Nieves de la Dirección General de Aguas, señaló que “esta exploración conjunta al lugar fue todo un éxito, ya que obtuvimos resultados inmediatos, descartándose la erupción de un volcán en el lugar. Lo que si se observó fue presencia de hielo, entendiendo que la avalancha observada corresponde a 70% hielo y 30% rocas, estimándose un volumen de un millón de metros cúbicos de material, lo que generó una gran energía y poca fricción”.

De este modo, concluyeron que el evento corresponde a una avalancha de hielo y rocas sin relación con fuentes volcánicas. En efecto, luego de la exploración y estudio de imágenes satelitales, se ha encontrado evidencia de otros depósitos similares en el área, incluso de mayor dimensión, que apuntan a un origen similar y de cierta recurrencia.

Alta Inestabilidad en el Sector
El equipo comprobó además que el sector presenta una alta inestabilidad. La mayor complejidad de esta situación, se encuentra en su cercanía a una ruta muy frecuentada por exploradores que ingresan a la zona del Paso de los Cuatro Glaciares del Parque Nacional Bernardo O´Higgins. Por esta razón, CONAF solicita, tal como lo exige el Reglamento especial de Uso de Zonas Remotas de las Áreas Silvestres Protegidas de la Región de Aysén, que previo al ingreso se contacten con ellos para poder entregar las recomendaciones respectivas.

Esta exploración fue la primera en llegar al sitio de la avalancha, donde una expedición terrestre conformada por el glaciólogo japonés Masahiro Minowa y el guía Steffen Welsch reportó, desde el Paso Marconi a unos 12 km de distancia, una eventual actividad volcánica que habría ocurrido el pasado 20 de octubre, observando un depósito de color oscuro, supuestamente cenizas, de unos 4 km de longitud, sobre la superficie glaciar en el sector suroeste del Paso de Cuatro Glaciares, en la ladera oriental del cordón central al sur del paso del glaciar Pío XI.

Los tres servicios públicos planifican continuar a futuro con diversas actividades en el área, que aparte de la permanencia de personal de CONAF en el refugio Eduardo García Soto, incluyen la instalación de una estación meteorológica satelital en dicho refugio y una expedición científica en conjunto con otras entidades en invierno 2019, incluyendo al Instituto Chileno de Campos de Hielo y la Municipalidad de Villa O’Higgins, visitando los tres refugios que la DGA-MOP mantiene en el área, contribuyendo de esta manera al mejor conocimiento y presencia en esta remota área relativamente inexplorada.

Tras la exploración científica, que se realizó el 10 de noviembre, los investigadores concluyeron que el origen de las rocas que componen el depósito no corresponde a una fuente volcánica.

Tras la exploración científica, que se realizó el 10 de noviembre, los investigadores concluyeron que el origen de las rocas que componen el depósito no corresponde a una fuente volcánica.

Compartir


Comments are closed.