Conaf - Ministerio de Agricultura



Reserva Nonguén, escenario del Biobío para implementar programa “Baños de Bosque”

Este mediodía, más de 20 jóvenes convocados por Injuv participaron de esta experiencia que lleva a cabo la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

CONAF

Durante el mes de diciembre la Corporación Nacional Forestal (CONAF) ha estado desarrollando de manera gratuita en la Reserva Nacional Nonguén una terapia denominada “Baños de Bosque” (también conocida como Shinrin-Yoku, por su nombre en japonés), que consiste en una rutina guiada para experimentar un contacto profundo con la naturaleza, mediante el uso de los sentidos.

Este mediodía, el seremi de Agricultura, Francisco Lagos, junto al director regional de CONAF, Juan Carlo Hinojosa, participaron de la puesta en marcha de este plan piloto en esta unidad administrada por la Corporación. Se trata de una actividad que CONAF a nivel nacional está impulsando para las áreas silvestres protegidas del Estado para mejorar el bienestar humano y la salud de las personas, con énfasis en quienes tienen algún tipo de discapacidad y de adultos mayores.

Durante esta jornada, la monitora a cargo de guiar las terapias al interior de la Reserva Nacional Nonguén, trabajó con veinte jóvenes convocados por el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), de manera de formarlos como guías de apoyo para adultos mayores que participen en el futuro en algunas de las convocatorias de “Baños de Bosque”.

El seremi de Agricultura, Francisco Lagos, explicó que esta iniciativa se enmarca dentro del Programa “Vive tu naturaleza”, que tiene por finalidad contribuir al Programa Adulto Mejor que lidera la Primera Dama, con la participación de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), del Ministerio de Agricultura, y el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA). Dicho programa tiene tres líneas de acción: gratuidad para adultos mayores por su entrada a las áreas silvestres protegidas administradas por CONAF; oferta de servicios con accesibilidad universal en áreas silvestres protegidas, lo que facilita el uso por parte de adultos mayores con movilidad reducida o con discapacidad; y el servicio de “Baños de Bosques”, para lo cual se están realizando capacitaciones de guardaparques a nivel nacional.

“Lo importante de esta iniciativa es que nos lleva a algo más profundo. En que la caminata no sea solo el trekking por el trekking, ni acampar por acampar, sino que esto va más allá; va a una integración y a bajar los niveles de estrés que son tan dañinos para las personas. Y además, aprovechando estas hectáreas de bosque que contiene la Reserva Nacional Nonguén, y que se encuentra al lado de Concepción. Es aquí, en esta actividad, en que se muestra el trabajo permanente que estamos realizando como ministerio”, sostuvo la autoridad.

El director regional de CONAF, Juan Carlo Hinojosa, en tanto, explicó que como institución “queremos contribuir a la sociedad, a las personas que más lo necesitan, de poder observar el bosque de una manera distinta. Aquí no solamente se trata de entregarle a la comunidad alternativas para disfrutar de los senderos, de la naturaleza, sino que hacerlo desde una perspectiva distinta, de sanación, de poder capturar todas las energías positivas y todas las bondades que tiene caminar bajo el bosque, disfrutar de los aceites esenciales de las especies que contribuyen positivamente a varios aspectos de la salud”.

El trabajo con Injuv, en ese sentido es importante para continuar con los “Baños de Bosque” en el futuro. El director regional de la institución, Gustavo Apablaza, dijo que “estamos para apoyar el trabajo, de modo de no solamente contar con la monitora oficial del programa, sino que contar con un staff de monitores. Además, algunos de estos jóvenes que hoy están participando son parte de programas permanentes de la institución, que forman parte de un voluntariado ya más tradicional que participa constantemente de actividades y que entrega su tiempo, muchas veces, para apoyar ante emergencias o para trabajar con adultos mayores”.

El baño de bosque es una práctica terapéutica, desarrollada en Japón como una alternativa para disminuir los altos índices de stress de dicho país. Esta práctica se basa en la medicina natural ancestral japonesa consiste en pasar tiempo en el bosque, con el objetivo de mejorar la salud, el bienestar y la felicidad. Diversos estudios han analizado los beneficios fisiológicos y psicológicos de esta práctica, entre ellos se encuentran una mejora del estado de ánimo, refuerzo del sistema inmunitario, mejora de la creatividad, favorecer el descanso, reducir el ritmo cardíaco, lo que redunda en disminución de los gastos en los sistemas de salud.

Una vez culminada la etapa piloto, a fines de diciembre, se evaluarán los resultados, de modo de poder implementar un plan de trabajo para el próximo año.

Compartir


Comments are closed.