Conaf - Ministerio de Agricultura



Región de Coquimbo tiene casi 75 % de superficie cubierta con praderas y matorrales

Los antecedentes fueron entregados por CONAF al dar a conocer la actualización del catastro regional vegetacional de la región.

CONAF

El 74,5 % de la superficie de la Región de Coquimbo está cubierta de praderas y matorral, y un 1,5 % de bosques. Estos son algunos de los antecedentes entregados por el monitoreo de cambios, corrección cartográfica y actualización del catastro de los recursos vegetacionales nativos de la región y que se dieron a conocer en el marco del V Congreso Nacional de Flora que se realiza en la Universidad de La Serena (ULS).

En la actividad, encabezada por el intendente de la Región de Coquimbo, Claudio Ibáñez, junto al seremi de Agricultura, Andrés Chang, y el rector de la ULS, Nibaldo Avilés, el director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Aarón Cavieres, precisó que del territorio total de la región, que es de 4.061.627,7 hectáreas, hay 3.025.767,8 hectáreas (74,5 %) cubiertas por praderas y matorral, mientras que las áreas desprovistas de vegetación llegan a las 758.229,3 hectáreas (18,7 %).

Uno de los aspectos que se destacó en esta actualización, realizada por CONAF junto a Biota Gestión y Consultorías Ambientales, es la alta tecnología utilizada, con imágenas a escala de 1:20.000, que permite contar con una unidad mínima cartografiable (UMC) de 4 hectáreas, un avance importante a lo realizado en el 2003, donde la escala era de 1:50.000. Contar con este tipo de precisiones en la cobertura vegetal y de uso del suelo en la región, según concordaron todas las autoridades, es relevante para la toma de decisiones orientadas al desarrollo de políticas sustentables.

En esta actualización, realizada entre el 2014 y 2015, se comprobó que en la región hay 61.646,4 hectáreas de bosque (1,5 %), de las cuales 12.285,1 son de plantaciones, principalmente de eucaliptus, 886,4 hectáreas de bosque mixto y 48.474,9 hectáreas de bosque nativo.

Entre los aspectos que más destacó el intendente Claudio Ibáñez de este trabajo, fue que entrega una información más detallada y con mejor escala (1:10.000) en torno a las ciudades y las áreas protegidas de la región, lo que “permite poder saber en qué zonas debemos reforzar tanto la prevención como los equipos necesarios para tener una mejor respuesta, donde destacan los camiones, bombas, sistemas de agua, que hemos ido incorporando. Además, nos entrega datos para trabajar con la comunidad y otros servicios, como el MOP, para saber que áreas son importantes de conservar”.

Así también lo destacó el seremi de Agricultura de Coquimbo, Andrés Chang, quien señaló que “este catastro nos entrega los elementos para poder planificar los trabajos y políticas para avanzar hacia un desarrollo sustentable en la región. Este es un trabajo en que todos los servicios del Ministerio de Agricultura estamos abocados, porque una meta es poder revegetar la región y así detener el avance del desierto. Aquí es importante, como se ha dicho, el trabajo público y privado”.

Para el director de CONAF, Aarón Cavieres, el catastro es una muy buena herramienta de planificación, resaltando que el mejor uso de tecnología permitió “reconocer 140 nuevas especies, de las cuales 16 de ellas se encuentran en diferentes estados de conservación, como también cuáles son los ecosistemas o pisos vegetacionales donde es necesario reforzar los esfuerzos de conservación de ellos”.

Esta actualización fue con imágenas a escala de 1:20.000, que permite contar con una unidad mínima cartografiable (UMC) de 4 hectáreas, un avance importante a lo realizado en el 2003, donde la escala era de 1:50.000.

Esta actualización fue con imágenas a escala de 1:20.000, que permite contar con una unidad mínima cartografiable (UMC) de 4 hectáreas, un avance importante a lo realizado en el 2003, donde la escala era de 1:50.000.

Compartir


Comments are closed.