Conaf - Ministerio de Agricultura



“Quebrada Pan de Azúcar se transformó en un laboratorio viviente”

Así lo declaró el director ejecutivo Aarón Cavieres, quien sostuvo que tras las lluvias y aluviones de marzo, no corresponden restauraciones en el parque, pues la nueva geografía abre zonas de interés científico y turístico.

CONAF

“Fuimos testigos de un cambio profundo provocado por la naturaleza” afirma José Luis Gutiérrez administrador del Parque Nacional Pan de Azúcar. Tras las lluvias caídas el pasado 24 y 25 de marzo, uno de los diecisiete aluviones ocurrido en la zona afectada fue en la quebrada Pan de Azúcar, que llega a las costa en el parque nacional del mismo nombre, el que cambió definitivamente la geografía, eliminando por tramos la ruta C-110 y C-112 que une con la Ruta 5.

Junto con ello, generó efectos negativos en la economía de los pescadores de la caleta, quienes perdieron parte de su equipamiento y la destrucción del atracadero por la acción del fenómeno que terminó por embancar la playa, con ello quedaron imposibilitadas transitoriamente las acciones de pesca y otras actividades turísticas como los paseos en bote.

No obstante, y frente a lo que pareciera ser un desastre, en un área silvestre protegida adquiere otras connotaciones, porque precisamente estas modificaciones geográficas consistieron en la apertura de un pequeño cañón por donde pasaba la ruta, el cual deja al descubierto nueva información geológica, que puede transformarse en un sector de interés científico y a la vez turístico y por lo tanto a juicio del director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, quien visitó el lugar, debería mantenerse inalterable.

Cavieres afirmó que “en el Parque Nacional, pasó un aluvión con un impacto de origen natural por lo tanto no corresponde la restauración, hay que dejar que la naturaleza opere, porque este es un fenómeno importante que tiene que quedar registrado para las generaciones futuras. Esto nos da la oportunidad de mostrarle a la ciudadanía cómo funcionan estos eventos que a veces son catastróficos, pero que nos van a permitir mostrar la magnitud de ellos y a la vez cómo se da el proceso de colonización de la flora en el lugar. Es un laboratorio viviente el que vamos a tener acá, por lo tanto hay que mantenerlo tal cual, era un camino que no se requiere hoy día”.

Por su parte, el administrador del Parque Nacional José Luis Gutiérrez afirma que “en el monitoreo realizado en el parque nacional después de los acontecimientos, nos hemos percatado del comienzo de la germinación de la vegetación a siete días de haber precipitado, a las dos semanas ya somos testigos de la floración de cactáceas como el humildito (Copiapoa humilis) y otras especies, del refugio para aves en que se ha transformado el humedal en la bahía Pan de Azúcar”.

Por su parte Ricardo Santana, director regional de CONAF afirma que “a partir de este nuevo escenario ya estamos trabajando para generar nuevas oportunidades, esta es una buena ocasión para crear buenas relaciones y trabajar en conjunto con la comunidad de pescadores, la Corporación de Desarrollo Turístico de Chañaral y las autoridades de fomento productivo, a manera tal, de prepararnos con nuevos senderos y atractivos que generen ingresos y aprovechen las capacidades locales en forma sustentable, de esta forma no sólo estamos apoyando a la caleta Pan de Azúcar y los emprendedores turísticos, sino el desarrollo de la provincia”.

Cabe destacar que el Parque Nacional Pan de Azúcar no se encuentra cerrado al público aunque se recomienda al gante que acceda por la ruta C-120 desde Chañaral. Asimismo, el camping Gran Atacama y la caleta Pan de Azúcar se encuentran habilitadas, mientras que los miradores están cerrados producto del acceso.

Plan de manejo

La situación en el parque nacional requiere un replanteamiento de las áreas de uso público, cosa que CONAF trabajará con la Subsecretaría de Turismo, pero siempre respetando los objetivos por los cuales se creó el parque y la legislación vigente que le da las características de tal, libre de la intervención humana en forma invasiva.

Respecto a la conservación Jorge Carabantes, Jefe de Áreas Silvestres Protegidas (s) dijo que “como administradores del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado estamos mandatados para conservar los ecosistemas naturales, su flora, fauna, paisajes, geología, etc., y también el de permitir que los procesos naturales y evolutivos puedan continuar desarrollándose en estos espacios. En este sentido lo que ha ocurrido en el parque y el impacto sobre el sistema productivo de su comunidad inserta y aledaña es preocupante y es todo una tragedia, pero al mismo tiempo pensamos que para la pesca y para el turismo es una gran oportunidad que la naturaleza nos está dando, en cómo podemos mejorar primero que todo la infraestructura de pesca de la caleta Pan de Azúcar y en el nuevo sistema de uso público el que deberá ser construido con la participación de todos los actores locales relacionados al parque”, concluyó.

Compartir


Comments are closed.