Conaf - Ministerio de Agricultura



Política forestal integra en su accionar las zonas áridas y semiáridas del norte

Con la presentación de la Agenda Programática de este vasto territorio nacional, se integrará al desarrollo sustentable del sector las formaciones vegetacionales y bosques del norte chileno.

CONAF

Integrar la gran macrozona norte al desarrollo sustentable de las formaciones vegetales y boscosas de esta parte del país, que representa el 40% del territorio continental nacional, con énfasis en manejos de puntos o cuencas críticas para mantener o incrementar el abastecimiento de agua, es el gran objetivo de la Agenda Programática de Zonas Áridas y Semiáridas 2018-2021, que hoy se dio a conocer en la ciudad de Antofagasta y que se inserta en la Política Forestal 2015-2035 que se implementó durante el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

En este documento, elaborado a partir del Consejo de Política Forestal, que integran los diferentes actores sectoriales, desde organizaciones campesinas, indígenas y de trabajadores forestales, pasando por el mundo académico, de investigación, ONG ambientales y hasta el mundo empresarial y público, y que es encabezado por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), se definieron líneas de trabajo que permitan que las formaciones vegetales y bosques de esta zona se manejen bajo parámetros de productividad que contemple equidad social, respeto del medioambiente, restauración y, especialmente, integración de los conocimientos ancestrales de las diferentes etnias de este vasto territorio.

El intendente de la Región de Antofagasta, quien encabezó esta ceremonia efectuada en el Hotel Antofagasta y que contó con representantes de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Coquimbo, además de consejeros nacionales, destacó que esta agenda “es un reflejo y el resultado de la participación consensuada, participativa e inclusiva impulsada por CONAF. Esta agenda se viene a hacer cargo de algunos desafíos, como por ejemplo, cuidar la cantidad de bofedales que existen en la región, y también lograr conservar la flora y fauna de toda la zona norte”. En este mismo sentido, destacó que es un honor ser anfitriones de esta ceremonia y representar a todas las regiones de la extensa macrozona norte del país, resaltando además la importante labor que cumple CONAF a nivel nacional.

En tanto, el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, explicó que el concretar esta agenda, que se viene trabajando desde el 2016, significa que ahora como país tenemos una Política Forestal que “agrega a su título el de formaciones vegetacionales, porque en el norte si bien tenemos bosques, por sobre todo tenemos grandes formaciones vegetacionales, especialmente xerofíticas. Esta política busca recoger lo mejor de nuestra zona norte, donde hay una vegetación muy valiosa, que ha sido usada desde hace unos 12 mil años por nuestra población indígena, y lo que hacemos ahora es ver como mejoramos estos sistemas y la usamos cada vez más sustentablemente, con una visión de producción, pero con respeto y cuidado, integrando opciones no sólo madereras, sino que de productos no madereros y también de turismo”.

Para el presidente del Colegio de Ingenieros Forestales de Coquimbo, Germán Bahrs, representante de los consejeros no gubernamentales del Consejo de Política Forestal, el contar ahora con esta agenda “permite que como país tengamos a todo nuestro territorio incluido en este gran trabajo, donde lo que se desea es poder plasmar en acciones concretas el desarrollo sustentable que tanto anhelamos y necesitamos. En este documento están plasmados nuestros anhelos, y lo mejor de todo es que se trabajó con los representantes gubernamentales y empresariales, el mundo académico y, muy especialmente, las comunidades agrícolas, campesinas e indígenas, quienes formularon sus demandas y propuestas, y establecieron acuerdos”.

En la Agenda Programática de Zonas Áridas y Semiáridas, se establecieron como ejes estratégicos la institucionalidad forestal, la productividad y el crecimiento, equidad e inclusión social,  y protección y restauración del patrimonio forestal. Entre los objetivos acordados destacan, por ejemplo, incrementar la forestación y manejo de alto estándar y calidad de las plantaciones exóticas y nativas, y potenciar la función productiva sustentable de los bosques nativos de esta zona.

También el establecer una relación basada en el “diálogo de buena fe” con las comunidades de los pueblos indígenas, y restaurar el patrimonio forestal y vegetacional afectado por diversos tipos de catástrofes. Uno de los aspectos que logró el mayor consenso, fue el manejo sustentable de puntos o cuencas críticas, con el propósito de mantener o incrementar el abastecimiento del agua, acorde a los requerimientos de la población.

Compartir


Comments are closed.