Conaf - Ministerio de Agricultura



Parque Nacional Nevado de Tres Cruces se renueva tras la catástrofe de Atacama

Mientras la laguna Santa Rosa no experimentó modificaciones, en la laguna del Negro Francisco y el Corredor Biológico aumentaron los niveles de agua.

CONAF

Posterior a las lluvias y nevazones en el Parque Nacional Nevado de Tres Cruces y Sitio Ramsar ubicados en la cordillera de Atacama, CONAF constató en terreno los efectos provocados de los temporales que condicionan la vida silvestre en ese ecosistema, así como algunos impactos sobre las comunidades collas aledañas.

En cuanto a la laguna Santa Rosa, esta no experimentó modificaciones, pero sí ocurrieron cambios en la laguna del Negro Francisco, la que son los principales sitios de concentración de fauna en el altiplano regional.

La laguna del Negro Francisco está compuesta por dos espejos divididos por un pasillo terrestre, una de ellas denominada laguna Salada, de color rojo ladrillo, se estaba convirtiendo en un salar antes de la tormenta, pero tras las lluvias sus niveles aumentaron ostensiblemente, lo que disolvió gran parte de la sal superficial.

En tanto en el mismo Negro Francisco la laguna Azul (de mayor profundidad) se encuentra congelada en un 30 por ciento. En este cuerpo de agua, que es el principal sitio la nidificación en Chile de taguas cornudas, se pudo observar que la colonia continúa en el lugar, cosa poco habitual en esta época del año ya que buscan refugios en lugares más cálidos. También se encontraron una docena de flamencos muertos y una vicuña, probablemente a causa de la tormenta, hallazgo que hace necesario realizar un catastro más exhaustivo para determinar si hubo mayores pérdidas de fauna.

En el sitio Ramsar y corredor biológico de Ciénaga Redonda a Pantanillo aumentó el caudal de las vegas y bofedales, las inmediaciones del río Astaburuaga se encuentran cubiertas en un 50 por ciento por la nieve, lo que permitirá el mayor desarrollo de la vegetación, base de la cadena alimenticia, a partir de la primavera.

Un hecho insólito fue el descubrimiento de siete ejemplares de garza chica (Egretta thula thula), ave que no tiene por hábitat los sectores andinos, por lo que se cree fueron arrastradas hasta ese sector por la tormenta de marzo.

Guarderías
Por lo general, la infraestructura del parque soportó bien las inclemencias del tiempo, en el caso de la laguna Santa Rosa, existe una guardería que se encuentra en buenas condiciones. Mientras que en la laguna del Negro Francisco existe un refugio donde se deben realizar varias reparaciones menores.

Durante la tormenta hubo ocupantes del refugio que debieron evacuar por una ventana debido a la nieve acumulada, al hacerlo, la dejaron abierta y a causa de ello este acceso fue aprovechado por un zorro que durante este periodo se transformó en un ocupante inesperado de la infraestructura, dejando destrozos y notorias huellas de su estadía.

Jorge Carabantes jefe regional de áreas silvestres protegidas (S) señaló que “en un parque nacional estas tormentas son parte de la dinámica poblacional, por un lado permite que las lagunas, vegas y bofedales se recuperen por la mayor abundancia de agua y por otro lado también provocan cambios en las poblaciones de fauna, nuestra misión como CONAF no es intervenir en estos ecosistemas sino que cautelar, para que estas dinámicas se rijan y evolucionen por las leyes de la naturaleza”.

Compartir


Comments are closed.