Conaf - Ministerio de Agricultura



Más de 16 mil niños del Biobío participaron en programa de educación ambiental CONAF

Programa tiene dos orientaciones: alumnos de pre kínder a primer año básico, y otro de cuarto a quinto año.

CONAF

Una de las actividades relevantes del trabajo integral de prevención de incendios forestales que lleva a cabo la Corporación Nacional Forestal, CONAF, en la Región del Biobío es la educación ambiental, el cual se materializa en dos programas: Forestacuentos, que va dirigido a alumnos de Prekínder, Kínder y 1° Año Básico; y otro para estudiantes de 4° y 5° Año Básico.

Ambos programas se llevan a cabo desde el año 2006 y su objetivo principal es fomentar en los alumnos nuevos patrones de comportamiento, a través del conocimiento del medio ambiente y sus elementos vivos y no vivos, junto con el desarrollo de valores relacionados con la protección de los ecosistemas y la prevención de los incendios.

La encargada regional de Educación Ambiental de CONAF, Lucía Romero, explicó que este trabajo se enfoca en 24 comunas que históricamente han presentado una alta ocurrencia de incendios forestales, y que además poseen características topográficas y de vegetación que las transforman en áreas de mayor riesgo cuando ocurre un incendio forestal. “Es allí donde acciones como ésta forman parte de un trabajo integral de prevención de incendios forestales. Tanto el Forestacuentos, como el programa dirigido a los alumnos de 4° y 5° Año Básico, están especialmente diseñado para esos ciclos de aprendizaje y relacionado a su entorno natural”, precisó.

Durante el 2017, en ambos programas participaron más de 16 mil alumnos. “En el caso de Forestacuentos, este año participaron 33 establecimientos educacionales, con 122 docentes, entre educadoras de párvulos y profesoras básicas, beneficiando a 1.991 niños. Este programa, en específico, es una experiencia pedagógica única, que la desarrolla el establecimiento educacional a través de sus docentes, en donde además participa la familia como agente importante en este proceso fundamental de formación valórica de los pequeños”, explicó la profesional de CONAF, quien agregó que junto con enriquecer la educación hacia el medio ambiente, da origen a nuevos patrones de comportamiento basados en el conocimiento y en valores como el respeto, tolerancia, solidaridad, amor y la protección a la vida en todos sus géneros.

En cuanto al segundo programa, este año participaron 203 establecimientos educacionales con 412 docentes, beneficiando a 14.591 estudiantes. “En este trabajo se articulan contenidos relacionados con el medio ambiente y recursos naturales presentes en los programas de estudio de estos niveles con la educación ambiental”, en donde se refuerzan conocimientos y, a su vez, ese conocimiento lo llevan a la práctica en la vida diaria de estos estudiantes. El objetivo final es aportar a un cambio de conducta con el entorno natural”, resaltó Lucía Romero.

Durante estos días, cada una de las escuelas y colegios participantes del Programa Forestacuentos, realizaron sus ceremonias de cierre del ciclo 2017, en la cuales los alumnos exhibieron, ante sus familias y la comunidad escolar, sus trabajos finales, como cuentos inspirados en la naturaleza y la figura de Forestin, símbolo institucional de CONAF, y obras de teatro cuyo eje central fue el llamado a cuidar el medio ambiente y a prevenir los incendios forestales.

Durante estos días cada una de las escuelas y colegios participantes del Programa Forestacuentos, realizaron sus ceremonias de cierre del ciclo 2017.

Durante estos días cada una de las escuelas y colegios participantes del Programa Forestacuentos, realizaron sus ceremonias de cierre del ciclo 2017.

Compartir


Comments are closed.