Conaf - Ministerio de Agricultura



La tradición de la piñonada, el momento de integración de la comunidad con la Reserva Nacional Ralco

Cosecha de este año fue prodigiosa. El pewén o piñón es una importante fuente alimentaria y de sustento para los pehuenches.

CONAF

Ralco podría llamarse la Reserva Nacional de las araucarias, ya que éstas se alzan impasibles a más de 50 metros de altura y abarcan todo el entorno, de principio a fin, hasta donde alcanza la vista en las más de 12 mil hectáreas. Centenarias algunas, milenarias otras, pero también las hay de algunos años, aún minúsculas ante las demás.

La Reserva Nacional, distante a 5 horas de Concepción y a 3 de Los Ángeles, en época estival recibe la llegada de las 35 familias pehuenches, hombres del pehuén en lengua mapuche, donde habitan por cerca de 6 meses entre frágiles construcciones para acudir anualmente a las llamadas veranadas, momento en que llevan a sus animales para alimentarse con los pastos de la Reserva Nacional, y ellos a recolectar su preciado sustento, la base de su cultura y alimentación; el piñón, fruto de la araucaria.

Y es que por estos días las familias pehuenches acuden a las araucarias más cercanas a recolectar los frutos de éstas lanzando con gran precisión y total maestría lazos enrollados a un leño, los cuales van trenzando al costado de las piñas, acumulación de piñones, para posteriormente sacudir con fuerza deshaciéndolas, provocando una lluvia de piñones por doquier.

Raúl Verdugo, jefe regional subrogante del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, explicó que “la recolección se enmarca dentro de la integración de la comunidad a la Reserva Nacional, el desarrollo sustentable entre ambos, el cual además está plasmado en un acuerdo entre ambas partes, donde se reconoce qué familias tienen el derecho a ejecutar esta actividad en la unidad”.

José Calpán, que junto a sus hijos recolectan desde las araucarias cercanas a su hogar comenta que “este año hay abundancia de piñones, al día sacamos cerca de 50 kilos, dependiendo de cuánto rato estemos. Pero el año pasado estuvo bien malo, sólo se pudo recolectar para consumo personal y aun así fue poco”.

Tras desarmar las piñas una a una en compañía de su hijo para que éste vaya aprendiendo la técnica desde pequeño, todos los integrantes de la familia van recogiendo los piñones, y es que ésta es una tradición arraigada en las raíces de su cultura y que va pasando de generación en generación.

Los pehuenches reconocen en este fruto su principal sustento, ya que a través de él pueden generar ingresos para comprar productos indispensables para el invierno, que en aquel lugar llega inclemente y lo cubre todo bajo la nieve.

En relación a los usos en la cocina que puede tener el fruto, María Luisa Manquel Sagal señaló que los piñones “tienen variadas formas de preparación, se pueden tostar o sólo cocer, también hacerlos chuchoca o harina, o en comidas, son varias las formas en las que se puede ocupar”.

Segundo Necul, administrador de la Reserva Nacional Ralco desde el año pasado, y guardaparque desde hace ocho, expresó que “trabajar prácticamente desde mi casa es súper gratificante, acá puedo enseñarle a mi comunidad sobre cosas que ellos no sabían, y además me ha permitido poder conocer completamente el lugar, cosa que antes nunca había hecho”.

Los 3 guardaparques, que pertenecen a la misma comunidad, son un lazo directo entre CONAF y los vecinos, además de poder enseñar con propiedad a los turistas sus costumbres y modo de vida.

La Reserva Nacional Ralco, administrada por el Ministerio de Agricultura a través de la Corporación, se ubica en la comuna de Alto Biobío y fue creada en 1987. A pesar de su acceso un tanto complejo, por los caminos escarpados y curvas pronunciadas, no aminora el número de visitantes que año tras año va en aumento.

Compartir


1 Comentario

para La tradición de la piñonada, el momento de integración de la comunidad con la Reserva Nacional Ralco


  • Eduardo Alfonsi el abril 6, 2013 at 3:26 Dijo:

    Quisiera transmitir a todo el público lo maravilloso que es esta tan arraigada actividad de la cosecha de piñones en el sur de nuestro país. Y espero que a través de las comunidades vecinas se logre fomentar y dar a conocer esta práctica tan sustentable para muchas familias.

Deja un comentario